¿Es realmente Internet la panacea universal?

14 04 2011

Cada vez se habla más de los beneficios de Internet para la educación y me gustaría plantear algunos interrogantes dignos de mencionar.

La práctica me dice que la Web sigue siendo, hoy por hoy, para muchos jóvenes, entre otras cosas, una máquina de diversión a través de sus juegos y de sus redes sociales Twitter, Tuenti, Facebook o Messenger; que tendemos a lo fácil y a lo divertido en esta sociedad del ocio y la despreocupación. Intentar que un alumno supere este hándicap en la soledad de su habitación para convertirlo en una herramienta de aprendizaje es más complicado de lo que parece porque la ventana a la diversión total sigue estando abierta al realizar cualquier otra  actividad de tipo educativo.grito

Constato como los alumnos dedican cada vez menos horas al estudio y como las pruebas escritas o los ejercicios se quedan sin hacer, incluso los elaborados por Internet, con la consiguiente conflictividad familiar que se origina al entender los padres la situación como un problema,  una adición que es necesario cortar, preocupados  al ver como les roba su tiempo y como olvidan sus obligaciones domésticas e incluso la relación familiar; preocupación también ante la lucha de poder que se establece entre los progenitores, que intentan imponer horarios de conexión o incluso investigar el uso que hacen del espacio virtual, y sus hijos, que pretenden evitar cualquier situación de control.

Y esta situación entronca con otra realidad. Internet es una puerta abierta a otra dimensión en la que la madurez es fácil de alcanzar. Los adolescentes se convierten entonces en maduros cibernéticos, capaces de vivir como adultos una realidad virtual, pero no es más que un escenario engañoso que poco tiene que ver con el mundo real y sus  relaciones sociales. De este modo, se cierran a la comunicación con los adultos, rechazan todo lo que les pueden transmitir (por la suposición de que lo saben todo) y tienden a sustituir los valores familiares por los valores de su cibercomunidad, con el consiguiente aumento del aislamiento y la incomunicación en el medio familiar.

Leer el resto de esta entrada »