Premios literarios Ladi Jiménez

22 05 2012

Poesía Primer Premio

Narración. Bachillerato Primer Premio

[…] Era una bestia alada, con unas escamas y pinchos negros como el carbón que le daba un aspecto terrorífico. Estuve paralizado hasta que un centinela imperial gritó:-¡Dragón!-. Ese grito despejó mi mente y eché a correr para huir  de Helgen, que ya empezaba a desmoronarse por el ataque del dragón, raspando mis sogas contra el hacha del verdugo para liberar mis manos.

Tras huir de Helgen lo único que podía hacer era ir hacia Carrera Blanca e ir al castillo a avisar a  Balgruf sobre el dragón que atacó Helgen pero antes debía conseguir un arma y un escudo para defenderme de las bestias que asolaban Falkreath. La noche se me echaba encima y no tenía dónde dormir ni armas para protegerme. Por suerte un poco más adelante vi una pequeña cabaña que parecía abandonada. Llegué a la cabaña y me metí en busca de un arma,  una armadura y una cama para pasar la noche. Nada más entrar encontré un saco de dormir, un par de armarios viejos y un cartel en el que ponía: Sangre de Dragón. El sol finalmente desapareció y los lobos se empezaron a acercar a los alrededores de la cabaña. […]

Primer Ciclo ESO: Primer Premio

No podía respirar, me faltaba el aire. Todo estaba oscuro, y entre tanta confusión empezaron los gritos, la desesperación y la angustia. Sentí miedo, no me lo podía creer, en un momento nos cambió la vida a todos. Es lo único que recuerdo del día que murieron mis padres. Esa unión, mi familia, se deshizo entre las llamas de esa terrible noche.

 

Nos llevaron a un orfanato, y a cada uno de mis hermanos a familias y lugares diferentes. Yo, Susana, la pequeña de cuatro hermanos, me quedé con mi tía Morgana, la hermanastra de mi madre, mi madrina. Vivíamos en una gran mansión, no nos faltaba de nada, aunque cada vez que preguntaba a mi tía por mis hermanos, me decía que eran datos confidenciales, que me olvidara de ellos, que sería lo mejor para todos. Para ella sería fácil, pero para mí solo cabía la esperanza de reunirme algún día con ellos.

Primaria: 1º Premio de Narración de Primaria

Al día siguiente, encajó el medallón en el tazón, éste se convirtió en una estrella de la que se desprendió un ser desconocido. Máximo no había visto nada parecido, era un ser vivo y a la vez un ser imaginario: su abuelo.

Su abuelo Job, había resucitado gracias al poder del medallón.

–          Has sido el chico más afortunado de este reino, me has hecho resucitar de las cenizas, el polvo y de aquel sueño profundo, -dijo su abuelo-.

–          ¡Abuelo! –gritó el chico-. -¡reviviste! Pero si tú ya no eres cenizas, ¿quién lo será ahora?

–          Máximo, de eso no te preocupes ahora, tú sólo mira el medallón y lo averiguarás.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: