QUEJA: FIN DE CURSO EN 4º

26 04 2010

Como todos sabéis, nos hemos quedado sin viaje de fin de curso.
Este problema viene desde hace años, cuando un grupo de chicos causaron problemas en el hotel durante su viaje de fin de curso. Entonces los profesores decidieron que no se harían más viajes, aunque al año siguiente se volvió a realizar.

Sin embargo, este año no han querido que tuvieramos viaje. Nos hubiera gustado disfrutar de alguna excursión, aunque hubiera durado solo algunos días , ya que otros grupos de 4º si lo hicieron, pero finalmente la nuestra se canceló.
Creo que todos nos merecemos una oportunidad, ya que a principio de curso escribimos una carta comprometiéndonos a cumplir con las normas y a realizar actividades educativas durante la excursión.
También quiero dar las gracias a los profesores y compañeros que nos han apoyado para que esto se vuelva a llevar a cabo.

Para acabar, me gustaría hacer constar la palabra “Igualdad” ya que tanto se insiste en ella día a día . . y pedir que no nos hagan pagar a nosotros por los problemas que otros hayan causado en años anteriores.

NATALIA MORENO SÁNCHEZ, 4º D

Anuncios




Pañuelo, ¿sí o no?

26 04 2010

PAÑUELO:¿SÍ O NO?

La polémica suscitada en colegio público de Pozuelo por el uso del pañuelo, presenta, desde mi punto de vista, diferentes puntos de reflexión:

-Parece claro que si el reglamento de régimen interno del centro establece que no se puede asistir al mismo con la cabeza cubierta, nadie debe hacerlo.

Ahora bien: ¿Realmente es necesaria semejante norma? A la hora de establecerla, ¿tuvieron en cuenta el tipo de población que asiste al centro? o ¿Fue, precisamente porque tuvieron en cuenta dicho aspecto, por lo que incluyeron semejante norma?

¿Hubo motivaciones xenófobas o racistas en la inclusión de dicha norma?

Quizá no, quizá existe alguna  razón lógica que explique la necesidad de incluir  entre las normas que regulan la convivencia en un centro educativo  la prohibición de cubrirse el cabello.

Quizá, en ese centro estaba extendida la práctica de asistir a clase con objetos en la cabeza y fue necesario incluir dicha norma para evitar…no sé: ¿colisiones entre los alumnos? ¿Dificultades para identificarlos?…

De ser así, sería interesante que nos explicaran qué peligro entraña el uso de un pañuelo en la cabeza, como para que sea necesario regular su uso ¿A quién se supone que protege dicha norma? ¿Qué derechos se supone que garantiza?

Ante estas  preguntas, se escuchan dos tipos de argumentos:

-Los abierta y claramente  xenófobos, del tipo  ”tienen que adaptarse a nuestra cultura” “Encima que vienen aquí pretenden mantener sus costumbres”

-Y los de quienes se escandalizan por la connotación machista de la prenda, del tipo:    ¡“Es  un símbolo de sometimiento!¨” “¡No lo llevan voluntariamente!” “¡Representa el machismo extremo!”

A los primeros les diría que el cumplimiento de las leyes de este país es preceptivo para todos sus ciudadanos, con o sin pañuelo, y que, hasta el momento, ninguna ley española regula la indumentaria de las personas. Les diría también que el respeto a nuestra cultura es perfectamente compatible con el derecho de las personas a identificarse libremente como miembros de otras culturas a las que también se sienten orgullosos de pertenecer.

A los que se escandalizan ante el sometimiento que supone  que las mujeres de determinada cultura se cubran el cabello, les diría que:

-Nosotros, los occidentales, perforamos las orejas de nuestras niñas, porque consideramos que están” monísimas” con pendientes, A los niños, sin embargo, lo que les favorece es tener las orejas íntegras (cosas de la estética)

-Como todos sabemos, a las hembras de la raza humana, una vez desarrollamos, determinadas partes de nuestro cuerpo, se  nos cubren de vello. Sin embargo, en nuestra cultura, parecemos gustar más sin desarrollar, así que nosotras decidimos arrancarnos el vello, con cera caliente, cuchilla o láser. Y lo asumimos con total naturalidad, como asumimos con naturalidad el concepto estético de que al hombre sí le favorece el vello.

-Así mismo, cierto día, un diseñador (hombre él) occidental, decidió que si nos subíamos en unos tacones de 12 centímetros de alto, nuestras caderas se movían al andar de un modo sensual y seductor. Y también lo asumimos con naturalidad y nos lanzamos como locas al tacón a pesar del dolor insufrible que ocasiona.(A los hombres, por lo visto, les favorece más andar sobre plano).

-Del mismo modo, alguien (me atrevería a aventurar que también un hombre) tuvo la brillante idea de incorporar a nuestros, ya de por sí, martirizantes sujetadores ,unos aros de metal, para que nuestros pechos desafiasen con mayor  éxito las leyes de la gravedad. Y también lo asumimos con naturalidad, sin plantearnos la posibilidad de diseñar algo similar para someter el abdomen masculino al mismo milagro antigravitatorio.

Sin embargo, pensamos que lo que atenta contra la dignidad femenina es la tradición musulmana de cubrirse el cabello.

_“Sí, pero aquí no te meten en la cárcel por no llevar tacones o por no depilarte”

_Efectivamente, en España no te meten en la cárcel por no llevar tacones (como tampoco  por no llevar pañuelo). Pero reconozcamos que las posibilidades de éxito social y laboral de una mujer que no se someta a los cánones estéticos de nuestra cultura son reducidísimos, ¿ Os presentaríais a una entrevista de trabajo con las axilas y las pantorrillas sin depilar y el pecho a su altura natural? ¿Sería aceptada entre sus iguales una chica de 18 años que fuese al instituto o a la piscina con ese aspecto?

Yo, personalmente, considero que el pañuelo es un signo de identidad  cultural y como tal debe ser respetado. Si bien, la cultura a cuyos miembros identifica, contiene también aspectos de dudosa legitimidad con respecto a la dignidad de la mujer ( y digo también porque la cultura occidental, especialmente la latina,  está repleta de ellos). Sin embargo, junto  a dichos aspectos, existen muchos otros  admirables y respetables que  caracterizan a los miembros de la comunidad musulmana , que también están representados en el polémico y, a mi juicio, inofensivo pañuelo.

Legislemos, para garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos (con o sin pañuelo) .Velemos por el cumplimiento de las leyes por parte de todas las personas que conviven en este país. Eduquemos, para que los aspectos más lamentables de las distintas culturas que coexisten en España desaparezcan, por iniciativa propia de quienes a ellas pertenecen, Y no privemos a las personas de su derecho a identificarse libremente como miembros de las culturas a las que se sienten orgullosos de pertenecer.

Afortunadamente, en nuestra comunidad educativa, la libre expresión de la identidad cultural de nuestros alumnos no ha sido, hasta el momento, fruto de polémica, esperemos que continúe siendo así por mucho tiempo.

PALOMA GARCÍA MURILLO, PROFESORA DE EDUCACIÓN FÍSICA